4 de noviembre de 2011

Desde que lo vio su mundo cayó, ese martes. Y lo volvió a buscar al mismo lugar, cada martes, para encontrar tristezas que se ríen de la soledad. Llorando alegrías que se duermen sin soñar.